Image thumbnail

Cepillo con cabezal reemplazable II

Cepillo con cabezal reemplazable II: enteramente bioderivado

El cepillo con cabezal reemplazable II yaweco convence por su diseño sobrio y moderno. Las cerdas están dispuestas en penachos a distintas alturas, lo que permite limpiar eficazmente incluso las zonas de difícil acceso. También se les da un acabado redondeado óptimo para lograr ese fin más fácilmente.

El cambio del cabezal es sencillo: basta con presionar el botón blanco. Sin el cabezal el cepillo se puede utilizar también como raspador lingual. El borde de la parte superior del mango limpia la lengua eficazmente.

Los cepillos de dientes han sido sometidos a pruebas de seguridad y su inocuidad (comercialización) está garantizada. Esto significa que la ausencia de HAP, ftalatos (plastificantes), metales pesados, bisfenoles, etc. está asegurada y certificada.

La amplia gama de cepillos de dientes con cabezal reemplazable II incluye cepillos con filamentos de nailon (PA 10.10 con aceite de ricino) de dureza media, y todas las variantes se clasifican por colores, con mangos de 3 tonos distintos. Para conseguir un cepillo de dientes con cerdas naturales solo tiene que adquirir un paquete de recambio de cerdas naturales. Todas las variantes de cerdas tienen sus respectivos paquetes de recambio. Los paquetes de recambio contienen 4 cabezales y son económicos y eco-responsables.

 

Información sobre la composición del producto

Uso de materiales alternativos en todos los componentes

El cabezal es idéntico al del cepillo con cabezal reemplazable I descrito, por lo que se compone en más del 60% de biopolímeros a base de sacáridos, además de materiales minerales de relleno, ceras naturales y aditivos biodegradables.

Para las cerdas o filamentos se utiliza poliamida (PA) 10.10 como material de base y aceite de ricino en lugar de petróleo.

En relación con las cerdas naturales procedentes del cerdo cabe señalar que se trata de una raza de cerdos de China que presentan unas cerdas especialmente indicadas para los cepillos. Las cerdas se obtienen exclusivamente después de la muerte del animal, de modo que en ningún momento se produce maltrato animal en el proceso de obtención. Las cerdas se hierven para esterilizarlas y eliminar así la presencia de microorganismos. Luego se preparan para ser enviadas en envases al vacío seguros.

El mango se compone, al igual que el cabezal, de un material biodegradable con más del 60% de biopolímeros, materiales minerales de relleno y ceras, entre otros.

El envase se compone de cartón, fabricado en más de un 90% con materiales reciclados, y de una película de bio-PET (monoetilenglicol obtenido de caña de azúcar). Más adelante el envase será enteramente de cartón.